27 mar. 2017

El amor primero tiene que suceder en el núcleo más profundo de tu ser.

"El amor básicamente es un estado de ser: uno no está enamorado, uno es amor.  Y ese amor no surge para enamorarse de alguien. Ese amor llega yendo para dentro, no en descenso sino en ascenso, elevándose por encima de ti. Es algo incomparable. Un hombre es amor cuando su ser está en silencio, es la canción del silencio. Un Buda es amor, un Jesús es amor, no enamorado de una persona en particular sino simple amor. Su mismo clima es amor. No está dirigido a alguien en particular, se está esparciendo en todas las direcciones. Cualquier persona que se acerque a Buda lo sentirá, será cubierto por él, será bañado en él. Y es incondicionalmente así.

El amor no pone condiciones, ni peros ni excusas. El amor nunca dice: “Cumple estos requisitos, luego te amaré”. El amor es como la respiración: cuando sucede eres simplemente amor. No importa quién se acerca a ti, el pecador o el santo. Cualquier persona que se acerque a ti, comienza a sentir la vibración del amor, se regocija. El amor es una entrega incondicional, pero sólo aquellos son capaces de dar lo que poseen.

Una de las cosas más misteriosas sobre el ser humano es que continúa dando cosas que no tiene. Continúas dando amor y en primer lugar no lo tienes y continúas pidiendo amor de los demás que no lo tienen en primer lugar. Mendigos pidiendo limosna a mendigos.

El amor primero tiene que suceder en el núcleo más profundo de tu ser. Es la cualidad de estar solo, felizmente solo, gozosamente solo. Es la cualidad de ser sin mente, de estar en silencio. La consciencia sin contenido es el espacio, el contexto en el cual el amor surge en ti.

Y cuando aparece en ti, es demasiado, es insoportable. Su placer es tan insoportable que llega a ser casi doloroso. Es pesado como las nubes cuando están llenas de lluvia; tienen que descargarse, tienen que aligerarse.  Cuando el amor surge en el corazón silencioso, tiene que ser compartido, tiene que darse. No lo puedes evitar.

Y la persona a quien le das tu amor no está obligada contigo de ninguna forma. De hecho, tú estás obligado con la persona porque te ayudó a liberarte, compartió algo que fue demasiado para ti. Y la economía del amor es: cuanto  más das, tienes más porque estando en silencio estás unido con el océano, la fuente divina de todo. Y puedes seguir compartiendo… sigue fluyendo en ti más y más,  sigue brotando.

Sí, tienes razón, el amor es la única esperanza del mundo. Estamos llegando cerca a ese momento crucial: o la guerra total o el amor total. Y es un asunto de, o uno o lo otro, no hay una tercera alternativa. No hay algo que se parezca a un compromiso ahora, no puedes estar en el medio. El hombre tiene que escoger. Y es un asunto de vida o muerte: la guerra es muerte, el amor es vida.

Osho, The Guest