15 mar. 2017

Sólo a través del amor a uno mismo resulta posible el amor altruista.

"La primera amistad ha de ser con uno mismo, y en muy contadas ocasiones encontrarás a una persona que sea amigable hacia sí misma. Somos enemigos para nosotros mismos y en vano esperamos poder ser amigos de otros.

Se nos ha enseñado a condenarnos. El amor a uno mismo se ha considerado como un pecado. No lo es. Es el cimiento de los demás amores, su misma fundación. Sólo a través del amor a uno mismo resulta posible el amor altruista. Porque el amor a uno mismo ha sido condenado, todas las demás posibilidades de amor han desaparecido de la Tierra. Ha sido una estrategia muy astuta para destruir el amor.

Es como si le dijeras a un árbol: "No te nutras de la Tierra; eso es un pecado. No te nutras de la Luna y del Sol y de las estrellas; eso es egoísmo. Sé altruista... sirve a otros árboles".   Parece lógico, y ahí radica el peligro. Parece lógico: si quieres servir a otros, entonces sacrifícate; el servicio significa sacrificio. Pero si un árbol se sacrifica, morirá, no será capaz de servir a ningún otro árbol; no será capaz de existir.

Al hombre se le ha enseñado: "No te ames a ti mismo". Ese casi ha sido el mensaje universal de las así llamadas religiones organizadas... todas las religiones organizadas han tenido una enseñanza: condenaos, sois pecadores, no valéis nada.

Y debido a esa condena. el árbol del hombre se ha encogido, ha perdido lustre, ya no puede regocijarse. La gente se arrastra de algún modo. La gente no tiene raíces en la existencia... está desarraigada. Intenta ser de ayuda a otros sin conseguirlo, porque ni siquiera ha sido amigable consigo misma".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora