4 mar. 2017

La vida, en sí misma, no vale nada a menos que haya dicha, a menos que haya danza, a menos que haya alguna creatividad, a menos que haya amor.

"La vida,
en sí misma,
no vale nada
a menos que haya dicha,
a menos que haya danza,
a menos que haya alguna creatividad,
a menos que haya amor.
La vida,
en sí misma,
no tiene sentido;
vivir sin más no tiene sentido.
Llega un punto,
cuando uno ha vivido,
llega un punto en el que es natural morir,
en el que es hermoso morir.
Al igual que,
cuando has estado trabajando todo el día,
llega un punto en el que te quedas dormido.
La muerte es una especie de sueño,
un sueño profundo".

Osho, De la medicación a la meditación