30 mar. 2017

La inmadurez es vivir siempre en el "debería" y nunca en el "es".

"Los climas cambian.  A veces es invierno, a veces es verano. Si siempre están en la misma estación, se sentirán atascados.

Uno debe aprender a que le guste lo que está sucediendo. A eso llamo madurez. A uno tiene que gustarle lo que ya está ahí. La inmadurez es vivir siempre en el "debería" y nunca en el "es"... y el "es" es el caso. "Debería" es simplemente un sueño.

Sea cual fuere el caso, es bueno. Ámalo, que te guste y relájate en él. Cuando a veces se presenta la intensidad, ámala. Cuando se vaya, despídela. Las cosas cambian... la vida es un flujo. Nada permanece igual, de modo que a veces hay grandes espacios y a veces no hay ningún lugar al que trasladarse.  Pero ambas cosas son buenas. Las dos son regalos de la existencia. Uno debería ser tan agradecido que no importa lo que pase, uno siente agradecimiento, gratitud.

No veo ningún problema. Disfrútalo. Esto es lo que está sucediendo ahora mismo. Mañana puede cambiar; entonces disfruta aquello. Pasado mañana puede ocurrir otra cosa. Disfrútalo. No compares el pasado con inútiles fantasías futuras. Vive el momento. A veces es caliente, otras muy frío, pero ambos son necesarios; de lo contrario, la vida desaparecería porque vive en polaridades".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora