25 abr. 2017

Comemos muy inconscientemente, automáticamente, como robots.

“Comemos muy inconscientemente, automáticamente, como robots. Si el sabor no se vivencia, simplemente estás engullendo. Hazlo despacio y siente el sabor. Que no sea sólo tragar. Saboréalo todo sin prisa y conviértete en el sabor. Cuando sientas dulzor, conviértete en el dulzor. Y entonces podrás sentirlo en todo tu cuerpo, no solamente en tu boca, no solamente en la lengua; se puede percibir como oleadas por todo el cuerpo.

Comas lo que comas, siente su sabor y conviértete en el sabor. Al no saborear, tus sentidos irán muriéndose. Serán cada vez menos sensitivos. Y al ser menos sensitivos, no serás capaz de sentir tu cuerpo, no serás capaz de percibir tus sentimientos. Estarás tan solo centrado en la mente.

Cuando bebas agua, siente su frescor. Cierra tus ojos, bébela dulcemente, saboréala. Siente su frescor y siente que te has transformado en ese frescor, porque ese frescor te está siendo enviado desde el agua, se está transformando en parte de tu cuerpo. Tu boca siente, tu lengua siente y ese frescor te está llegando. Deja que se extienda por todo tu cuerpo, deja que esa oleada se transmita a todo el cuerpo y en él sentirás esa frescura. De esta manera tu sensitividad aumentará y estarás más vivo, más pleno".

Osho, El Libro de los Secretos