23 abr. 2017

No hay necesidad de ser cálidos las 24 horas. Eso sería agotador. Uno también necesita descansar.

"No hay necesidad de ser cálidos las 24 horas. Eso sería agotador. Uno también necesita descansar.

Cuando eres frío, la energía se mueve hacia dentro; cuando eres cálido, la energía va hacia fuera. Por supuesto que otras personas querrían que siempre fueras cálido, porque sólo en ese caso tu energía se mueve hacia ellos. Cuando eres frío,  tu energía  no se mueve hacia ellos, de modo que se sienten ofendidos. No se sienten bien, de manera que te dirán que eres reservado. Pero eres tú quien lo decide.

En esos momentos hibernas, te retraes al interior de tu ser. Son los momentos de meditación. Así que esta es mi sugerencia: cuando te sientas reservado, cierra las puertas de las relaciones y aléjate de la gente. Cuando te sientas reservado, ve a casa a meditar. Ese es el momento adecuado para hacerlo. Con la energía moviéndose hacia el interior, puedes ir sobre ella hasta el núcleo de tu ser. Te aportará interioridad, y muy fácilmente. No habrá lucha. Simplemente puedes seguir la corriente. Y cuando te sientas más cálido, muévete hacia el exterior. Olvídate de la meditación. Sé cariñoso. Utiliza ambas cosas y que no te preocupe".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora