12 abr. 2017

El político puede vivir sólo si hay guerra.

“Los políticos y los sacerdotes tienen un interés personal en mantener a las personas del mundo no conscientes del futuro. La razón es muy simple: si las personas son conscientes del futuro y de la oscuridad que viene, la muerte que viene cada vez más cerca, va a haber un tremendo trastorno en la conciencia del hombre en todo el mundo. Y los políticos y los sacerdotes, que han dominado la humanidad durante milenios, saben perfectamente bien que no pueden resolver ninguno de los problemas que va a enfrentar la humanidad en el futuro. Ellos son absolutamente impotentes. Los problemas son demasiado grandes y son demasiado pequeños. La única forma que ellos tienen para no dar la cara es impidiendo que las personas sean conscientes de lo que va a pasar mañana.

Quiero aclarar también que los políticos atraen las mentes más mediocres del mundo. No atraen a los Albert Einstein, Bertrand Russell, Jean-Paul Sartre, Rabindranath Tagores... No, atraen a un cierto tipo de personas. Los sicólogos están conscientes del hecho de que las personas que están sufriendo de complejo de inferioridad son personas que se sienten atraídas por la política, porque la política les puede dar poder. Y a través del poder pueden convencerse a sí mismos y a otros de que no son inferiores, que no son mediocres.

Pero el lograr el poder simplemente le da lo mismo a su inteligencia. Así el mundo entero está regido por mediocres cuando tenemos muchas personas inteligentes, científicos, artistas, músicos, poetas, bailarines, pintores todo tipo de personas sensibles y creativas, la flor y nata de la humanidad, pero ellos no están en el poder. Ellos pueden cambiar todo el tejido de la historia de la humanidad, ellos pueden cambiar la oscuridad del futuro en una hermosa mañana, una salida del sol. Pero desafortunadamente el poder está en las manos de las personas equivocadas y a las personas inteligentes les falta poder…

El político no es la parte más inteligente de la humanidad. De lo contrario, no habría habido cinco mil guerras en tres mil años. El político ha destruido, pero no ha creado nada. Es el político quien está creando armas atómicas, misiles nucleares. ¿Con qué cara puede él hacer que las personas en el mundo estén conscientes que el futuro es oscuro, miserable? Quizás ya no hay más futuro, quizás estamos sentados en un volcán que puede entrar en erupción en cualquier momento…Hay cierta locura detrás de esto. La locura es que el político puede vivir sólo si hay guerra…

Los sacerdotes también están en una profunda conspiración con los políticos. Es una conspiración de miles de años: el sacerdote protege al político; el político protege al sacerdote. Esto se debe entender”.

The Sword and the Lotus