30 abr. 2017

El éxito y el fracaso no son importantes. Lo que importa es la percepción de que todo es un juego.

"Vive tu papel, disfrútalo, es divertido. Pero tómalo con ligereza, con relajación. No vale la pena que te preocupes.

Sin importar el papel que tengas que interpretar en determinadas circunstancias, interprétalo al máximo de tu habilidad, totalmente. Pero una vez que se haya terminado, es irrelevante si haz tenido éxito o fracasado. No mires atrás, sigue adelante.  Hay otras obras que tienes que interpretar. El éxito y el fracaso no son importantes. Lo que importa es la percepción de que todo es un juego.

Cuando toda tu vida se llena con esta conciencia, te ves liberado, ya nada te ata. Dejas de estar encadenado a algo. Tus manos están libres. Nada te aprisiona. Utilizas máscaras, pero sabes que no son tu rostro original. Y te la puedes quitar porque ahora sabes que se trata de una máscara. Es de quita y pon.  Y entonces además puedes conocer tu rostro original. Aquel que es consciente de que la vida es un juego llega a conocer su rostro original. Y conocer tu rostro original  ES conocer todo lo que merece la pena conocerse".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora