15 sept. 2019

Hay tres centros de donde vienen todas tus acciones: la cabeza, el corazón y el ser.

“Hay tres centros de donde vienen todas tus acciones: la cabeza, el corazón y el ser. La cabeza es la más superficial. Tiene que pensar en las cosas, incluso si te enamoras la cabeza piensa en ello, ¿estoy realmente enamorado? Y si decide que sí, parece que estás enamorado, la cabeza le va a proponer a la mujer: "Creo que estoy enamorado de ti".

Pero el pensamiento es la base. El hombre funciona desde la cabeza. Tiene sus utilidades  --ha creado todas las ciencias y todas las tecnologías y todas las bombas nucleares; y tal vez traiga pronto un suicidio global.

La mujer funciona desde el corazón. No puede decir: "Creo que te amo". Nunca se ha escuchado en toda la historia de la humanidad. Ella simplemente dice: "Te amo". El pensamiento no tiene nada que ver. El corazón es suficiente para sí mismo; no necesita ninguna ayuda de la cabeza.

Si uno tiene que elegir entre la cabeza y el corazón, uno debe elegir el corazón, porque todos los valores hermosos de la vida pertenecen al corazón. La cabeza es un buen mecánico, un buen técnico, pero no puedes vivir tu vida alegremente sólo por ser un mecánico, un técnico, un científico. La cabeza no tiene cualidades, capacidades para la alegría, para la bienaventuranza, para el silencio, para la inocencia, para la belleza, para el amor, para todo lo que enriquece la vida --es el corazón…

Puedes atascarte en tu corazón, en tus sentimientos también, así como la gente se atasca en sus pensamientos. Pero...hay un centro más profundo que el corazón, y ese es el ser --que tiene todas las cualidades del corazón y aún más cualidades, más riquezas, más tesoros: la bienaventuranza, el silencio, la serenidad, la centralidad, el arraigo, la sensibilidad, la conciencia...una cierta percepción de la piedad de la existencia.

La primera gota: de tu cabeza a tu corazón.

Pero no te detengas ahí, es sólo una noche, un caravasar. Puedes descansar un poco allí, pero no es el objetivo. Desciende del corazón al ser.

Y este es el secreto de la meditación, que dondequiera que estés  --en la cabeza, en el corazón-- no importa, la meditación te lleva de la cabeza, del corazón, al ser. La meditación es el camino hacia tu propio centro de existencia…

Cuando la meditación se profundiza en ti, tus pensamientos, tus sentimientos, todo comienza a desaparecer. La meditación te hace una piscina silenciosa sin ondulaciones, tan silenciosa que parece un espejo; puedes ver tu cara. Y no toma nada de tu inteligencia o de tus sentimientos; sólo hace que todo sea más auténtico, más real, más total, más puro. La inteligencia llega a su pico más alto, así como el amor llega a su pico más alto".

Osho, The Razor's Edge