25 de abr. de 2009

El ser interior es como un espejo

"Los maestros de la talla de Gurdjieff, cuando dicen que no hay que estar identificados, están diciendo: "Llora, no hay nada malo en ello, pero apártate a un lado y obsérvalo, no estés identificado". Si lo consigues, será una experiencia maravillosa. Llora, deja que el cuerpo llore, deja que las lágrimas fluyan, no las reprimas porque la represión no sirve de nada, pero retírate a un lado y observa.

Se puede hacer, porque tu ser interior es el testigo, nunca es el hacedor. Siempre que pienses que es el hacedor habrá identificación. Nunca es el hacedor. Aunque recorras la tierra entera, tu ser interior nunca da un solo paso. Tú puedes soñar millones de sueños, pero tu ser interior nunca sueña. Todos los movimientos se producen en la superficie. En lo más profundo de tu ser no hay movimiento. Todos los movimientos lo son en la periferia, como el movimiento de la rueda, el eje no se mueve. En el eje todo permanece tal como es, y la rueda se mueve en torno al eje.

¡Recuerda el centro! Observando tu comportamiento, tus acciones, tus identificaciones, se crea una distancia; poco a poco empieza a crearse una distancia: el observador y el hacedor se convierten en dos. Puedes verte a ti mismo riendo, puedes verte llorando, puedes verte caminando, comiendo, haciendo el amor; puedes hacer muchas cosas, puedes estar implicado en todo lo que pasa a tu alrededor, pero tú sigues siendo el que ve. No saltas y te haces uno con todo lo que ves...

Cuando eras niño creías que eras un niño; ¿entonces dónde estás ahora? Porque ya no eres un niño. Ahora eres un hombre joven, o viejo, ¿quién eres tú ahora? Ahora estás identificado con tu juventud o tu vejez.

El ser interior es como un espejo. Todo lo que se ponga delante de él se refleja, simplemente se convierte en un testigo".

Osho, Encuentros con personas notables
http://osho-maestro.blogspot.com/