29 abr. 2009

Cuando empiezas a pensar en los demás, estás cayendo en una trampa del ego. ¿Quién eres tú para que te metas en la vida de otros? Es su vida...

"El peligro de tus charlas sobre el taoísmo está en que hay muchas personas irresponsables y perezosas que racionalizan sus malos hábitos diciendo que son taoístas inactivos. Por favor, aclara la diferencia que hay entre un taoísta y un escapista perezoso.

Lo primero: hay dos peligros que he mencionado; uno es el egoísmo y el otro es la pereza, el letargo...

La pereza es simplemente como el resfriado común; no hay mucho de que preocuparse. El ego es como el cáncer...

Ahora bien, la persona que pregunta dice: "El peligro de tus charlas sobre el taoísmo está en que hay muchas personas irresponsables y perezosas…"

Lo primero: cuando empiezas a pensar en los demás, estás cayendo en una trampa del ego. ¿Quién eres tú para que te metas en la vida de otros? Es su vida. Si se sienten perezosos, ¿quién eres tú para interferir? La persona que pregunta tiene a un benefactor en su ser; le preocupan mucho los demás; esto es algo peligroso. Y, por supuesto, ella desaprueba. Esta pregunta tiene una desaprobación: “El peligro de tus charlas sobre el taoísmo está en que hay muchas personas irresponsables y perezosas que racionalizan sus malos hábitos diciendo que son taoístas inactivos”. ¿Quién eres tú para decir que sus hábitos son malos?".

Osho, El sendero del Tao
http://osho-maestro.blogspot.com/