8 sept. 2008

Es más fácil tratar de cambiar el mundo que cambiarse a uno mismo

¿Por qué hay tanta frustración en el mundo?

"Porque hay mucha expectación. Si esperas, habrá frustración. Si no esperas, no habrá frustración. La frustración es un resultado: cuanto más esperas, más frustración te crearás a ti mismo. Así que en realidad el problema no es la frustración, es el resultado. El problema es la expectación...

Todo lo que hacemos lo hacemos con expectaciones. Si amo a alguien, una expectación entra en mí a pesar de saberlo. Empiezo a esperar que me sea devuelto amor...

Cuanto más esperes amor, más difícil le resultará al amor fluir de regreso a ti. Si esperas amor de alguien, el otro lo sentirá como una atadura; será una obligación para él, algo que tiene que hacer. Y cuando el amor es una obligación no puede satisfacer a nadie, porque si el amor es una obligación, está muerto.

El amor únicamente puede ser un juego, nunca una obligación. El amor es libertad y la obligación es cautiverio, una pesada carga que uno tiene que llevar. Y cuando tienes que cargar con algo, ese algo pierde su belleza. Lo ha perdido todo, la frescura, la poesía, y el otro inmediatamente sentirá que solamente has dado algo que está muerto. Si amas con expectación habrás matado el amor. Eso es abortivo; tu amor será un niño muerto. Entonces habrá frustración.

Ama como si se tratara un juego no de un negocio, no porque quieras sacar algo de ello. Por el contrario, ama al otro como un fin en sí mismo... No hagas nunca un negocio del amor y nunca te sentirás frustrado; tu vida se llenará de amor...

El mundo está frustrado; eso es un hecho...

No pienses en el mundo, piensa en ti mismo. Tú eres el mundo, si tú empiezas a ser diferente, el mundo empezará a ser diferente. Una parte de él, una parte intrínseca, ha empezado a ser diferente: el mundo ha empezado a cambiar.

Nosotros siempre nos empeñamos en cambiar el mundo. Eso es sólo una huída. Yo siempre he sentido que la gente que se empeña en cambiar a los demás, en realidad está huyendo de sus propias frustraciones, de sus propios conflictos, de sus propias ansiedades, de su propia angustia. Está enfocando su mente hacia otras cosas, está ocupando su mente con otras cosas, pero no puede cambiarse a sí mismo. Es más fácil tratar de cambiar el mundo que cambiarse a uno mismo...".

Osho, El gran desafío
http://osho-maestro.blogspot.com/