16 sept. 2008

¿Quién soy yo para juzgar a nadie?

"Alguien que fue a ver a Chuang Tzu le comentó, refiriéndose a un hombre del pueblo: "Es un pecador, un hombre realmente malo, un ladrón"; y le criticó en muchos sentidos.

Chuang Tzu le escuchó y luego dijo: "Pero toca la flauta maravillosamente".

Luego llegó un segundo hombre (el primero todavía estaba allí sentado) y le dijo refiréndose al mismo hombre: "Es un excelente flautista".

Chuang Tzu dijo: "Pero es un ladrón".

Ambos estaban presentes, así que exclamaron: " ¿Qué quieres decir?".

Chuang Tzu dijo: "Sólo estaba equilibrando la cosa un poco; y además ¿quién soy yo para juzgar a nadie? Ese hombre es un ladrón y un buen flautista. Para mi no hay rechazo ni aceptación. Yo no hago ninguna elección. Él es lo que es. ¿Quién soy yo para juzgar o elegir un extremo u otro? Para mi no es bueno ni malo. Él es él mismo y sólo a él le concierne. ¿Quién soy yo para decir nada? Si digo algo es tan sólo para equilibraos a vosotros dos".

Osho, El libro de la nada
http://osho-maestro.blogspot.com/