4 ene. 2010

Empieza por el mundo y sube hacia el cielo, hacia las estrellas más altas

"Yo estoy a favor de los materialistas que dicen: "Come, bebe y sé feliz". Pero sostengo que no es lo único. Estoy a favor de la búsqueda del espiritualista de algo más elevado, pero estoy en contra de su condena de la vida, del placer, de los pequeños juguetes que nos da la vida.

Soy un materialista-espiritualista. Empieza por el mundo y sube hacia el cielo, hacia las estrellas más altas. Es el mismo universo. No hay dos, uno materialista y otro espiritualista. La materia y el espíritu están intercalándose constantemente, bailan de la mano.

Para empezar tienes que volverte materialista. Pero no te quedes en eso. Sólo es el principio. Lo que completará tu viaje será la búsqueda del sentido. De no ser así, la diversión acabaría siendo un aburrimiento. Si no conoces el significado, el sentido eterno de la vida, vivirás de una forma superficial; no digo que sea malo, pero es incompleto. Es perderse justo al principio. Es muy superficial...

Para mí, el verdadero santo es el que acepta la totalidad sin negar nada. El materialista niega el espíritu. El espiritualista niega la materia. En cierto sentido, ambos están negando algo. Pero el santo, no. Un hombre santo es el que acepta la totalidad sin negaciones. Toda la orquesta de la existencia... con diferentes instrumentos, pero todos tocando la misma música, el mismo significado, la misma gloria".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com/