28 ene. 2010

Nadie puede forzarte a iniciar el movimiento ascendente

"Nadie puede impedirte hacer algo. De nada te servirá la fuerza de voluntad de otra persona. Todo lo contrario, puede ser destructiva. Si alguien te frena demasiado, te provocará una reacción de oposición. Nadie puede forzarte a iniciar el movimiento ascendente. Ese es un fenómeno muy sutil y delicado de comprender: cuando las personas que te rodean insisten en llevarte hacia el bien y hacen grandes esfuerzos para ayudarte, terminan por empujarte hacia abajo a causa de la resistencia del ego. Es algo muy delicado y quienes deseen ayudar a que te eleves no podrán forzarte sino tan sólo persuadirte. A eso me limito yo. A veces, veo que podría impedirles a las personas entrar por el camino del descenso, pero me abstengo. Podría hablarles cuando las veo dar un paso en esa dirección a fin de ayudarlas a tomar consciencia. Podría decirles: "Paren y con eso lograrán mucho", pero me abstengo, porque si digo demasiado, las empujaré por el camino descendente. Darán el paso más pronto a instancias del ego. Lo único que puedo hacer es usar la persuación. Puedo distraer su mente. Puedo darles algo con que jugar para que olviden que iban a dar ese paso. Pero no puedo decirles: "No den ese paso". Tan pronto escuchen la palabra "no", lo más seguro es que den el paso...

Yo veo claramente que las personas están dando pasos en la oscuridad, que caerán, que quedarán lisiadas, pero no puedo decirles: "No den ese paso",
porque no me escucharán. Y si les digo que no lo hagan se sentirán todavía más atraídos".

Osho, La armonía oculta. Conversaciones sobre Heráclito
http://osho-maestro.blogspot.com/