4 oct. 2011

Un hombre que vive sin peligro no vive en absoluto

"Pero en lo que nos concierne a mí y a mi gente, cualquier cosa que sea peligrosa, arriesgada, que provoque miedo, debería ser aceptada como un desafío a tu humanidad, a tu valor, a tu espíritu, a tu misma alma. Es peligroso, y por eso mismo debería ser anhelado.

Un hombre que vive sin peligro no vive en absoluto.

El único modo de vivir, es vivir peligrosamente, siempre caminando en el filo de la navaja.  Entonces la vida tiene frescura, juventud y una intensidad momento a momento, una totalidad momento a momento, porque el próximo instante es totalmente incierto...

Un sannyasin se inicia para llegar a ser una llama, anhelando vivir peligrosamente, desprendiéndose de todas las comodidades y conveniencias, y moviéndose siempre hacia lo desconocido.

Y la belleza es que cuando vives peligrosamente, y no tienes ninguna certeza, ninguna garantía, ningún seguro para el mañana, vives el hoy al máximo. Exprimes el jugo de cada momento en su totalidad, sabiendo perfectamente bien que, a lo mejor, no vas a tener otra oportunidad.

Amas, pero tu amor no es superficial.

Vives, pero tu vida es fuego.

Y aun un sólo momento de intenso amor y de vida son más valiosos que toda una eternidad de veneración fútil, de supersticiones, de ideales muertos, de esclavitud, de cautiverio".

Osho, El rebelde. La sal de la tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/