11 oct. 2012

Cuando los dioses quieren castigarnos, atienden nuestras plegarias

Pregunta:
En cierta ocasión, Oscar Wilde dijo: "Cuando los dioses quieren castigarnos, atienden nuestras plegarias". Por favor, ¿podrías comentarlo?

     "Oscar Wilde tenía razón. A menudo sucede  que lo que el psicólogo no puede explicar acerca de la mente humana, el artista creativo, el poeta, lo puede explorar fácilmente hasta profundidades más allá de la lógica, más allá de la razón, más allá de la investigación científica.
     La frase de Oscar Wilde tiene un valor enorme. Cuando dice:"Cuando los dioses quieren castigarnos, atienden nuestras plegarias", está hablando de nuestro inconsciente. No somos conscientes de lo que estamos haciendo, no somos conscientes de lo que estamos pidiendo, no somos conscientes de por qué estamos rezando. Nuestra consciencia es muy superficial y nuestro inconsciente es muy profundo; seguro que si se atendieran nuestras plegarias, más que un premio, sería un castigo. Pedimos algo dormidos, y nos arrepentimos de haberlo pedido.
     Por ejemplo, todos vosotros conocéis la mitológica leyenda del rey Midas. Durante años, su única plegaria era que se le concediera el poder de convertir en oro todo lo que tocara...También pensaba que lo que estaba pidiendo era inmensamente hermoso, maravilloso. Si te lo ofrecieran a ti, tú también lo aceptarías inmediatamente, sin dudarlo.
     Finalmente, la plegaria fue atendida y su deseo fue cumplido. Adquirió la capacidad de convertir en oro todo lo que tocaba. Pero luego se dio cuenta de que, al pedir a los dioses que le concedieran ese poder, estaba acabando consigo mismo, porque no podía comer, no podía beber. Tocaba un vaso, y el vaso y el agua se convertían en oro. Tocaba su comida, y se convertía en oro. Ni siquiera su esposa se acercaba a él. Sus propios hijos huían corriendo, porque convertía en oro a todo aquel que tocaba.
     En tan sólo una semana, el hombre estaba casi loco, agonizando. Una y otra vez le pedía a los dioses: "Quitadme el poder, no sabía lo que estaba pidiendo. Ya he tenido bastante castigo". Había convertido en oro a su mujer, había convertido en oro a sus hijos. Llevaba siete días sin comer nada, ni siquiera había bebido agua; se estaba muriendo de sed y de hambre.
     Se había pasado todos esos años rezando, soñando que si le concedían ese poder se convertiría en el hombre más rico del mundo. Ahora, se había convertido en el hombre más pobre que haya existido jamás...
     En todas las lenguas existen fábulas míticas similares, y no son simples fábulas. Son descripciones de nuestra mente inconsciente. Si se cumple tu plegaria, a no ser que seas totalmente consciente, será un castigo. Porque, ¿de dónde procederá? Y cuando seas plenamente consciente, no pedirás nada porque ya habrás recibido el mayor de los tesoros.
     Un Gautama Buda no tiene nada que pedir. No reza. No tiene ninguna plegaria, no tiene ningún dios, está totalmente satisfecho y contento. Él no tiene deseo, no tiene nada que pedir, ha dejado de ser un mendigo. El hombre de consciencia se convierte en un emperador.
     Pero los millones de personas que están rezando en los templos, en las iglesias, en las mezquitas, en las sinagogas, deberían pensarse un poquito mejor lo que están pidiendo. Y si se cumple, ¿qué consecuencias traerá? Seguro que retirarían sus plegarias, porque todos sus deseos surgen de su inconsciente profundo. No saben qué consecuencias tendrá, cuál será el resultado final".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/