30 may. 2013

Cualquier momento vivido con totalidad no deja rastro, no deja ninguna marca, no te afecta. Tu memoria se conserva limpia, no deja ninguna carga psicológica en la memoria. No deja herida

     "Todo acto vivido con totalidad es completo. Lo trasciendes y no vuelves a mirar atrás. Cualquier momento vivido con totalidad no deja rastro, no deja ninguna marca, no te afecta. Tu memoria se conserva limpia, no deja ninguna carga psicológica en la memoria. No deja herida.
     Si amas a una mujer con totalidad y luego muere, no te dejará ninguna herida. Pero si no la has amado con totalidad y muere, seguirá estando viva en tu memoria. Tendrás que llorar y lamentarte porque ahora te arrepientes. Tuviste una ocasión y una oportunidad de amarla, pero no lo hiciste. Y ahora ya no hay oportunidad; ella ya no está. No hay manera de que hagas realidad tu amor.
     Nadie llora y se lamenta por la muerte de alguien, lo hacen porque han perdido la oportunidad de amar. Pongamos que tu madre muere. Si la has amado realmente, plenamente, la muerte es hermosa, no hay nada malo en ello. Le dices adiós y no cargas con ninguna herida. Puedes sentirte un poco triste --es normal, ha ocupado tu corazón durante muchos años y ahora ya no está ahí--, pero es un sentimiento pasajero. No es una herida, no vas a estar llorando sin parar, no cargarás con el pasado. Has hecho lo que has podido, la has amado, la has respetado..., y ahora se acabó. Aceptas que en la vida hay cosas irremediables. Tu vida también terminará algún día. La muerte es algo natural y lo aceptamos".

Osho, Vivir peligrosamente en tiempos extraordinarios
http://osho-maestro.blogspot.com/