27 abr. 2014

Cambia de pensar a sentir. Y la mejor manera es empezar a res­pirar desde el corazón.

"Cambia de pensar a sentir. Y la mejor manera es empezar a res­pirar desde el corazón. Durante el día, siempre que te acuerdes, in­hala profundamente; siente cómo te golpea justo en el medio del pecho. Siente cómo toda la existencia está entrando a raudales en ti, en tu corazón, exactamente en el medio, ni a la izquierda ni a la derecha.... exactamente en el medio. Ahí es donde está tu centro del corazón.
No tiene nada que ver con el corazón físico. Es algo totalmente diferente; pertenece al cuerpo sutil.
Respira profundamente y, siempre que lo hagas, hazlo por lo menos cinco veces, una respiración profunda; inspira, llena el co­razón. Siente que está en el medio, que la existencia se está ver­tiendo a raudales en ti a través del corazón: vitalidad, vida, divini­dad, naturaleza.... vertiéndolo todo.
Y entonces exhala profundamente, otra vez desde el corazón, y siente que estás vertiendo nuevamente, a la existencia, todo lo que se te ha dado. Hazlo muchas veces al día.
Y te volverás cada vez más sensible, más consciente de muchas cosas. Olerás más, saborearás más las cosas, tocarás más, verás más, oirás más; todo se volverá más intenso. Empezarás a sentir la vida latiendo de verdad en tu interior".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/