22 abr. 2014

Todo tu ser -cuerpo, mente y alma- está comprometido en la meditación.

          "Por favor, no intentes entender; mejor trata de meditar. Baila, canta, medita y deja que la mente se asiente un poco. Deja que el flujo de la mente, llena de hojas muertas y polvo, se asiente; que se limpie y aclare, hasta hacerse transparente; sólo entonces serás capaz de entender qué estoy diciendo. Es muy simple. No estoy hablando de una filosofía muy compleja --de hecho, no es filosofía--, simplemente señalo ciertas verdades que he experimentado y que tú experimentarás cuando lo decidas. Pero tiene que ser un viaje.
          Y tu totalidad está comprometida. La meditación no es del cuerpo, ni de la mente ni del alma. Significa que tu cuerpo, mente y alma funcionan en total armonía, como un todo, susurrando maravillosamente que están en una melodía; son uno.  Todo tu ser  --cuerpo, mente y alma-- está comprometido en la meditación.
          Por eso me esfuerzo en comenzar toda meditación con el cuerpo. Es algo nuevo. En la antigüedad, la gente trataba de comenzar la meditación directamente en el núcleo más interno. Es un proceso difícil. No sabes nada sobre tu centro interior; de modo que ¿cómo puedes comenzar tu viaje desde un lugar en el que nunca has estado?  Estás en tu cuerpo, por ello mi énfasis está en el baile, el canto y la respiración, para que puedas comenzar desde tu cuerpo. Entonces el cuerpo empezará a hacerse meditativo...
          Luego muévete hacia adentro, observa la mente: ésta comienza a asentarse. Y cuando está asentada, se vuelve una con el cuerpo, se dirige hacia el centro --un giro de 180 grados-- y una gran paz desciende sobre ti. Palpitará de tu alma a tu cuerpo, de tu cuerpo a tu alma. En esa palpitación serás uno..."

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/