11 abr. 2014

Vive una vida de manos abiertas.

Otro participante del grupo dice: "Yo he aprendido muchas cosas sobre el control que ejerzo. Controlo y me resulta muy difícil dejarme llevar. Hoy me he dedicado únicamente a asimilar eso".

Respuesta de Osho:
          "No vuelvas a caer en la vieja costumbre de controlarte a ti mismo; una vez que te vuelves controlado, demasiado controlado, impides que la vida te ocurra. Pones demasiadas condiciones y la vida no puede cumplir ninguna.
          La vida sólo te ocurre cuando la aceptas de forma incondicional, cuando estás preparado para recibirla, sea cual sea la forma en la que aparezca, sea cual sea el aspecto. Pero el hombre que controla demasiado, siempre le pide a la vida que sea de una forma determinada, que cumpla determinadas condiciones, y la vida ni se molesta, se limita a pasar de largo a ese tipo de personas, y ellos se quedan prácticamente muertos, vegetando.
          Cuanto antes rompas la prisión del control, mejor, porque todo control proviene de la mente. Y tú eres superior a la mente. De modo que una pequeña parte de ti está intentando dominar, está intentando dictar. La vida sigue fluyendo y tú te quedas atrás, así que te quedas frustrado. La lógica de la mente es tal que dice: "Mira, no controlaste bien, por eso fallaste, así que controla más".
          La verdad es justo lo contrario: el hombre desperdicia su vida por querer ejercer demasiado control sobre ella. Sé como un río salvaje, pero mucho, mucho más de lo que puedas soñar, de lo que puedas imaginar, está esperándote  a la vuelta de la esquina, al alcance. Pero tienes que abrir la mano, no sigas viviendo la vida con los puños cerrados, porque esa es la vida del control.
          Vive una vida de manos abiertas. Tienes a tu disposición todo el cielo, no te conformes con menos. Nunca te conformes con menos. Todo el cielo, todo el cielo te corresponde por derecho de nacimiento... vuela a los rincones más lejanos de la existencia y disfruta, regocíjate y celebra todo lo que la vida te ha dado.
          Así que si has tenido esa percepción, sujétate a esa cuerda para que no se te escape".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes