13 feb. 2015

Frente a la muerte, todo el mundo es impotente.

          "El miedo que sientes está arraigado en tu propio ser. Es inevitable, porque todos los días sabemos que muere alguien y estamos haciendo cola en la misma fila. Y siempre que muere alguien, la fila avanza y la muerte se acerca. Pronto estaremos en la puerta sacando un billete para salir de la existencia...
          Cada vez que alguien muere, esto te recuerda que tú también eres mortal y que la muerte puede apoderarse de ti en cualquier momento.
          Este es el origen del miedo; los demás miedos son simplemente un reflejo. Si profundizas en cualquier miedo, al final encontrarás el miedo a la muerte...
          La vida no hace distinciones entre presidentes y zapateros, limpiadores de letrinas o primeros ministros, esto no tiene la menor importancia para la vida. La muerte los aniquilará de igual forma...
          La muerte llega a todos por igual, ya seas un comisario de policía o un perro callejero, eso da lo mismo.
          Pero quieres creerte especial y que la muerte te tratará con cierta consideración, con compasión. Lo pensará dos veces: "Este hombre es un Premio Nobel, hay que darle más tiempo de vida. El pobre tipo es un gran pintor, no apagues su vela como lo haces con el resto del mundo".
          Este es el anhelo oculto, la esperanza inconsciente que hace que todo el mundo trate de ser especial. Pero es completamente absurdo y ridículo. Mira hacia atrás y fíjate qué ha ocurrido con los millones de reyes y reynas tan poderosos...
          Frente a la muerte, todo el mundo es impotente".

OSHO, Antes del amanecer. Un nuevo día te está esperando.
http://osho-maestro.blogspot.com/