16 feb. 2015

Todo el mundo tiene que ir a la escuela de la tristeza.

          "No hay nada de malo en estar triste, lo que ocurre es que todo tu condicionamiento es erróneo. Te han enseñado a no estar triste, a todo el mundo le han enseñado eso. Yo, en cambio, enseño a estar triste de verdad, porque la tristeza puede proporcionarte algo realmente bello.
          La felicidad te da la sensación de inmensidad, y la tristeza te da la sensación de muerte, ambas cosas son necesarias. Para tener una conciencia realmente rica, ambas cosas son necesarias. Las personas que han vivido superficialmente felices siempre son planas. No pueden dar a luz estrellas... no tienen el suficiente caos. Son mediocres. Las personas que han alcanzado una profunda tristeza son conscientes de muchas cosas de las que normalmente la gente no es consciente. Todo el mundo tiene que ir a la escuela de la tristeza, así que acéptala.
          Y la incomodidad está surgiendo porque estás luchando contra la tristeza. Acéptala, relájate en ella. Acepta con gratitud todo aquello que la vida te dé. No te entrometas. Limítate a permitir que la vida te controle, te posea. Relájate y desaparecerá la incomodidad. Entonces empezarás a disfrutar la tristeza, y te lo digo yo, es maravillosa. Una vez que dejas de luchar, una vez que la aceptas, no te queda más que disfrutarla. Te proporcionará silencio, un profundo humming. Sin duda, es triste, pero también maravilloso. También la noche tiene su propia belleza, y aquellos que son incapaces de descubrirla se pierden muchas cosas".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes