25 feb. 2015

Si un niño encuentra a su padre meditando, a su madre meditando, a todo el mundo meditando, le empezará a entrar la curiosidad. Él también querrá meditar.

          "Y si podemos esperar un futuro libre de drogas, si el hombre se vuelve naturalmente meditativo... Y eso es posible. Si un niño encuentra a su padre meditando, a su madre meditando, a todo el mundo meditando, le empezará a entrar la curiosidad. Él también querrá meditar.
          Y a esa edad la meditación es muy sencilla porque el niño todavía no ha sido corrompido por la sociedad. Es inocente.
          Y si todo el mundo a su alrededor está haciendo algo y disfrutando al hacerlo, él no se va a quedar atrás. Se sentará con ellos con los ojos cerrados. Al principio quizá se rían de él diciendo que eso no es para niños. Pero no entienden. Es más fácil para los niños que para los así llamados adultos.
          La atmósfera de la meditación en las escuelas, en los colegios, las universidades, dondequiera que la persona vaya, encontrará una atmósfera que alimente su propia meditación.
          Me gustaría ver que las drogas no son necesarias en el mundo. Pero no a través de la prohibición, sino a través de crear algo mejor, algo real".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/