7 feb. 2015

No hay nadie que pueda estar siempre enfadado. Es un infierno, así que ¿quién va a querer quedarse ahí?

          "Permanece en el estado en el que estés, no trates de evitarlo. Si te sientes enfadada, siéntete enfadada. Mantén ese estado, porque si intentas hacer algo, lo reprimirás. Mantenlo, desaparecerá por sí solo. No hay nadie que pueda estar siempre enfadado. Es un infierno, así que ¿quién va a querer quedarse ahí?...
          Ella añade: "Lo que predomina no es la ira, es el miedo".
          Es lo mismo. El miedo es el aspecto femenino de la ira. La ira es el aspecto masculino del miedo, son las dos alternativas.
          Por ejemplo,  observa cómo actúa un perro cuando se acerca otro perro más grande. Muestra su ira, pero a la vez mueve la cola, está mostrando a la vez ira y miedo. Todavía no se ha decidido. No está seguro de qué situación se trata, si realmente el otro perro es más grande que él. Si es más grande, el perro abandonará la ira y se apegará al miedo. Si el otro engaña, parece más grande pero realmente no lo es, dejará de mover la cola y se enfadará. Está manteniendo las dos alternativas, siempre están presentes.
          Si puedes estar enfadada, lo estarás. Si no puedes estar enfadada, tendrás miedo...
          Esta vez haz una cosa: mantén esos dos sentimientos. Será un poco difícil, pero deja que estén esta vez, deja que desaparezcan por sí solos. Mientras no desaparezcan, tienes que estar con ellos. Si puedes adquirir la habilidad de permanecer con esos estados diferentes, tarde o temprano desaparecerán por sí solos. Por eso a veces te parece que te estás fundiendo. Es algo que tiene que ocurrir, porque no hay nadie que pueda permanecer con miedo mucho tiempo. Es un estado tan negativo que se hace insoportable, uno necesita cogerse unas vacaciones . Uno no puede estar enfadado mucho tiempo, necesita parar un poco, parar para tomarse un café".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes