10 abr. 2008

Libertad y responsabilidad van juntas, son dos caras de la misma moneda

¿Cómo me puedo rendir cuando Judas está en el camino?

"No hay nadie en el camino, no hay ningún Judas, pero la mente tiene tendencia a cargar la responsabilidad en éste o en aquél. La mente no hace más que encontrar chivos expiatorios. Y este es su ardid para salvarse a sí misma, para protegerse a sí misma.

No hay nadie más en el camino aparte de ti mismo, tú eres el único que está obstaculizando el camino. No le pongas nombres. No digas Judas, no digas el demonio, Satán, Belcebú; nadie está obstaculizando tu camino. Pero una vez que crees que alguien lo está obstaculizando, te sientes aliviado. No eres tú, así pues, ¿qué puedes hacer tú? Otra persona está obstaculizando el camino. Pero yo digo que no hay nadie...

Recuerda, esto no te va ayudar: No te compadezcas tanto de ti mismo y no intentes dar la imagen de víctima. Esto no es más que un ardid de la mente. Nadie está obstaculizando el camino excepto tú. Y nadie te va a ayudar excepto tú. Así que no te quites responsabilidades. Asume todas las responsabilidades tal como son, porque sólo al aceptarlas tendrá lugar tu madurez.

Pero las personas siguen utilizando estratagemas; y sus estratagemas parecen muy lógicas. Por supuesto, cuando te enfadas y casi enloqueces, después, te arrepientes, te sientes culpable. ¿Cómo manejarlo de una forma lógica? No quería hacerlo. Después dices: ocurrió a mi pesar. Después te tienes que arrepentir de tu imagen. Has estado loco, y siempre has pensado de ti mismo que eras una de las personas más sabias y cuerdas del mundo. Ahora se ha roto esa imagen. ¿Qué puedes hacer? Saca a colación al demonio, a Judas; a quien sea. No lo hiciste tú, alguien te forzó a hacerlo....

Escucha a la vida. Concéntrate y medita más en tu interior. Cierra los ojos y medita más, y observa quién está obstaculizando tu camino. ¿Judas? Nadie excepto tú: Si estás haciendo algo malo, acepta la responsabilidad, porque esa es la única manera de que un día lo trasciendas...

Libertad y responsabilidad van juntas, son dos caras de la misma moneda. Si quieres libertad, tienes que ser responsable de aquello que estás haciendo. Si no quieres aceptar la responsabilidad, entonces también pierdes la libertad.

Todo el mundo quiere ser feliz y nadie quiere ser responsable. No hacemos más que pasar a otros la responsabilidad. Y al cargar la responsabilidad en los hombros de otros, estás también eliminando las posibilidades de libertad. ¡Hazte responsable! Si has estado enfadado, has estado enfadado. No digas: A mi pesar. No saques a colación a Judas. No digas: Otra persona, otra fuerza me ha poseído. No, nadie te está poseyendo.

Sea lo que sea lo que está ocurriendo, es elección tuya..."

Osho, La búsqueda. Charlas sobre los Diez Toros del Zen
http://www.osho-maestro.blogspot.com/