30 abr. 2008

¿Por qué es el rostro humano tan triste y feo?

"Oí una vez que un ateo se estaba muriendo. No creía ni en el cielo ni en el infierno pero pensó que sería mejor si se vestía adecuadamente antes de morir. No sabía adónde iba a ir porque no creía en nada, pero aun así, se iba a alguna parte, y por tanto antes de irse uno a algún sitio, debía de vestirse adecuadamente.

Era un hombre de modales, de etiqueta, así que se puso su tra­je, corbata y todo, y luego se murió. Se llamó al rabino para que lo bendijera. El rabino dijo, "Este hombre nunca fue un creyen­te, pero mirad cómo lo ha preparado todo. ¡No creía, no tenía si­tio alguno al que ir, y miradle qué bien vestido y dispuesto!".

Incluso creyendo que no vas a parte alguna, lo planeas, por­que la mente siempre desea jugar con el futuro. Es muy feliz pla­neando el futuro, es muy infeliz viviendo en el presente. Pero el planear el futuro parece interesante. Siempre que tienes tiempo empiezas a planear el futuro, tanto si es de este o del otro mundo, pero siempre el futuro. Y la mente disfruta planeando. El planear es simplemente una fantasía, un soñar, un ensueño.

La gente como Chuang Tse está interesada en el ser, no en el llegar a ser. No están interesados en el hacer, no están interesados en el futuro. No es necesario plan alguno. La existencia se cuida sola.

Jesús les dijo a sus discípulos: Mirad esas flores, esos lirios del campo, tan bellos en su gloria que incluso Salomón no era tan hermoso. Y no planean, y no piensan en el futuro, no se preocu­pan del momento venidero.

¿Por qué son tan hermosos los lirios? ¿En qué consiste su be­lleza? ¿Dónde se esconde? Los lirios existen aquí y ahora. ¿Por qué es el rostro humano tan triste y feo? Porque nunca está aquí y ahora, siempre está en el futuro. Es como un fantasma. ¿Cómo puedes ser real si no estás aquí y ahora? Tan sólo puedes ser un fantasma, bien visitando el pasado o yendo hacia el futuro".

Osho, El bote vacío

http://osho-maestro.blogspot.com/