16 jun. 2009

¿Alguna vez has amado a alguien sin poner condiciones?

"El cariño es algo hermoso, pero cuando ese cariño compor­ta alguna idea, entonces es interesado. Es un trato, tiene sus con­diciones. Y todo nuestro amor es interesado; de ahí la infelicidad que hay en el mundo, el infierno en el que se vive. No es que no haya cariño, hay cariño, pero muy interesado. La madre cuida, el padre cuida, el marido cuida, la mujer cuida, el hermano, la her­mana... todo el mundo cuida. La gente cuida demasiado y sin em­bargo el mundo es un infierno. Aquí debe de haber un error, algo está fundamentalmente equivocado.

¿Cuál es ese error fundamental? ¿Dónde fallan las cosas? El cariño tiene condiciones, "¡Haz esto! ¡Sé aquello!". ¿Alguna vez has amado a alguien sin poner condiciones? ¿Alguna vez has amado a alguien tal como es, sin querer mejorar a la persona, sin querer cambiarla; aceptándola absolutamente, totalmente? Entonces sabes qué es el cariño. A través de ese cariño te sentirás sa­tisfecho y ayudarás inmensamente al otro.

Y recuerda, si cuidas sin ningún in­terés, sin ambición, la persona a la que cuidas te amará para siempre. Pero si tu cariño tiene alguna intención, la persona a la que has cuidado no será capaz de perdonarte jamás. Por eso los niños no pueden perdonar a sus pa­dres. Pregunta a los psicólogos o a los psicoanalistas; casi todos los casos que tratan son de personas cuyos padres les cuidaban demasiado cuando eran niños. Y su cariño era interesado, frío y calculado. Querían satisfacer algu­nas de sus ambiciones a través de sus hijos.

El amor debe ser un regalo. En el momento que tiene una eti­queta con un precio deja de ser amor".

Osho, Compasión. El florecimiento supremo del amor
http://osho-maestro.blogspot.com/