27 jun. 2009

¡El problema es muy pequeño y tú eres grande, inmenso!

"Tan sólo empieza a estar atento. En cuanto te des cuenta de que surge un problema, abandona toda actividad. Obsérvalo, préstale atención. Sencillamente mira en su interior, en su esencia. A veces, una sola sonrisa bastará para cambiarlo... Otras veces, no será necesario nada, ni siquiera una sonrisa, ni una risa. Tan sólo con prestar atención, viendo en su interior, desaparecerá, igual que las gotas de rocío desaparecen por la mañana cuando sale el sol. Simplemente obsérvalo. Aplícale el sol de la conciencia y desaparecerá. ¡El problema es muy pequeño y tú eres grande, inmenso! Simplemente siendo encarado, observado, cambia su cualidad. Deja de ser un problema. Puedes solazarte en él, puedes disfrutar de él. Entonces la vida se convierte en una comedia".

Osho, Tao. Los tres tesoros, Volumen III
http://osho-maestro.blogspot.com/