20 jun. 2009

Yo no predico el ser un Buda de piedra; quiero que seas un Buda que baila

"En este templo se te permite ser tú mismo sin ninguna inhibición. Me gustaría que esto mismo sucediera en todo el mundo. Es sólo el principio. Aquí, empieza a vivir momento a momento de forma total e intensa, jugando y disfrutando, y descubrirás que nada se descontrola, que tu inteligencia se agudiza, que te vuelves más joven, que tu amor se hace más profundo. Y cuando regreses al mundo, vayas donde vayas, difunde la vida, la capacidad de juego, de alegría, tan lejos como te sea posible, a cada rincón y lugar de la Tierra.

Si todo el mundo empezara a reír y a disfrutar, a jugar, habría una gran revolución. La guerra es creada por la gente seria; los asesinatos son cometidos por la gente seria; el suicidio es cometido por la gente seria; los manicomios están llenos de gente seria. Tan sólo observa el mal que la seriedad ha estado haciendo a los seres humanos y entonces, de un salto, saldrás de inmediato de tu seriedad y permitirás a tu niño, que ha estado aguardando en tu interior, que juegue.

Toda mi religión consiste en permitirte a ti mismo jugar.

Esta existencia es tu hogar, estos árboles y estas estrellas son tus hermanos y hermanas; estos océanos y ríos y montañas, son tus amigos. En este universo tremendamente amistoso, tú estás sentado como un Buda de piedra. Yo no predico el ser un Buda de piedra; quiero que seas un Buda que baila".

Osho, Vida, amor y risa
http://osho-maestro.blogspot.com/