7 nov. 2009

El amor es la flor de loto; el deseo es el barro del cual surge la flor de loto

Incluso cuando surgen en mi corazón sentimientos de tipo amoroso, inmediatamente empiezo a sentir que aquello no es amor; no es amor en absoluto, sino mis deseos ocultos de sexo y todo lo demás.

"Y ¿qué tiene de malo? El amor tiene que surgir del deseo: si evitas el deseo, estarás evitando cualquier posibilidad de amor. El amor no es deseo, cierto; pero el amor no carece de deseo. Eso también es verdad. El amor está por encima del deseo; pero si anulas el deseo estás anulando toda posibilidad de que la flor surja del barro. El amor es la flor de loto; el deseo es el barro del cual surge la flor de loto...

Si quieres convertirte en un buda, no tengas miedo del sexo. Afróntalo, conócelo, sé cada vez más consciente de él. Ten cuidado; es una energía enormemente valiosa. Conviértela en una meditación y transfórmala, poco a poco, en amor. Es un material en bruto, como un diamante en bruto: tienes que tallarlo, pulirlo; entonces adquiere un enorme valor. Si alguien te da un diamante en bruto, sin pulir, sin tallar, puede que ni siquiera te des cuenta de que es un diamante. Incluso el Kohinoor en bruto no vale nada.

El deseo es un Kohinoor; hay que pulirlo, hay que entenderlo...

Hay tres tipos de persona. Uno piensa que el sexo es también el fin. Es el tipo de gente que vive una vida de desenfreno. Se equivocan, porque el sexo es el principio pero no el fin. Después está la gente que está en contra del desenfreno. Éstos se sitúan en el extremo opuesto: no quieren que el sexo sea siquiera el principio; así que empiezan por atajarlo. Al atajarlo no hacen otra cosa que atajarse a sí mismos. Al destruirlo, se están destruyendo a sí mismos, se marchitan. Ambas actitudes son estúpidas.

Existe una tercera posibilidad; la posibilidad del sabio, que contempla la vida, que no tiene teorías que imponer a la vida, que sólo intenta entender. Se da cuenta de que el amor es el principio, pero no el final. El sexo es sólo una oportunidad de crecer más allá de él, pero uno tiene que pasar por él".

Osho, Amor, libertad y soledad. Una nueva visión de las relaciones
http://osho-maestro.blogspot.com/