23 nov. 2009

Si de verdad os arrepintieses de vuestra cólera, no podríais encolerizaros nunca más, en el resto de vuestras vidas

"Todas las personas cargan con una imagen de sí mismas. Cuando os enfadáis con alguien y más tarde pedís disculpas, no os hagáis ilusiones acerca de que os estáis arrepintiendo realmente, ni de que deseáis que os perdonen. En realidad, os estáis limitando a reparar vuestra autoimagen. Siempre os habéis considerado buenas personas y cuando os enfadáis con alguien destruís esa imagen autoinventada con vuestras propias manos.

Tras la cólera surge en vosotros la pregunta: "¿Es que no soy la buena persona que siempre creí ser?". Vuestro ego lo racionaliza: "No, no. Sigo siendo una buena persona. Ese ataque de rabia fue un despiste. Sucedió muy a mi pesar. No lo he hecho yo, ha sucedido por sí mismo, me vi forzado por las circunstancias". Así que os arrepentís y pedís disculpas.

Si de verdad os arrepintieses de vuestra cólera, no podríais encolerizaros nunca más, en el resto de vuestras vidas. ¡Pero no, al día siguiente la cólera vuelve a aparecer!".

Osho, Guerra y paz interiores
http://osho-maestro.blogspot.com/