29 may. 2016

Si una palabra provoca desdicha, ira, conflicto o discusión, dejadla. ¿Qué sentido tiene seguir con ella? Sustituidla por algo más apropiado. Lo mejor es el silencio. Lo mejor es cantar, la poesía, el amor.

          "Las palabras no son simples palabras. Tienen sus propios estados de ánimo, sus propios ambientes.
          Cuando una palabra se asienta en vuestro interior, aporta una atmósfera diferente a vuestra mente, un enfoque y una visión distintos...
          Hay palabras que provienen de los sentimientos y palabras intelectuales. Desprendeos cada vez más de las intelectuales. Emplead cada vez más las palabras que provienen de los sentimientos. Hay palabras políticas y palabras religiosas. Desprendeos de las políticas. Hay palabras que de inmediato crean conflicto. En cuanto las pronunciáis, surge una discusión. De modo que nunca empleéis un lenguaje lógico y argumentativo. Utilizad el lenguaje del afecto, del cariño, del amor, para que no surja ninguna discusión.
          Si uno empieza a sentir de esta manera, ve que surge un cambio tremendo. Si uno está un poco alerta en la vida, se pueden evitar muchas desdichas. Una sola palabra dicha con inconsciencia puede crear una larga cadena de desdicha. Una leve diferencia, simplemente un pequeño giro, y eso produce un gran cambio. Uno debería tener mucho cuidado y emplear las palabras cuando sea absolutamente necesario. Evitad las palabras contaminadas. Utilizad palabras frescas, carentes de controversia, que no sean discusiones sino simples manifestaciones de vuestros sentimientos.
          Si uno puede convertirse en un experto en palabras, la vida será muy distinta. Si una palabra provoca desdicha, ira, conflicto o discusión, dejadla. ¿Qué sentido tiene seguir con ella? Sustituidla por algo más apropiado. Lo mejor es el silencio. Lo mejor es cantar, la poesía, el amor".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora
http://osho-maestro.blogspot.com/