2 ago. 2016

El amor es como una exhalación: tus energías salen en busca de la otra persona. La meditación es como una inhalación: tus energías se adentran en lo más profundo de tu ser.

"Las grandes religiones siempre han separado estas dos cosas, el amor y la meditación; no sólo las han separado y dividido, sino que casi las han hecho opuestas. Durante siglos las religiones han estado enseñando a la gente: "Si amas, te perderás la meditación, de modo que abandona todas las relaciones amorosas y retírate a un monasterio, permanece soltero, hazte monje; evita el amor, escapa del amor, sólo entonces podrás lograr la meditación". Esto es lo que han estado enseñando durante siglos. O bien, si quieres dirigirte a la dimensión del amor, olvídate por completo de la meditación.

De modo que el mundo ha quedado dividido por la gente religiosa; han creado una especie de esquizofrenia. El problema es que el hombre necesita ambas cosas y no se puede contentar con una; es imposible contentarse con una. Hay una cierta necesidad de amor y también hay una cierta necesidad de meditación. El amor es como una exhalación: tus energías salen en busca de la otra persona. La meditación es como una inhalación: tus energías se adentran en lo más profundo de tu ser.  Cuanto más vivo está el hombre más capaz es de hacer ambas cosas sin contradicción. Si podemos hacer que el hombre sea consciente de eso, desaparecerán automáticamente el noventa y nueve por ciento de los problemas mentales".

Osho, Meditaciones para empezar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/