25 ago. 2016

Si ves a un esposo feo, no trates de dejar a tu esposa, la fealdad está en ti. Abandona esa fealdad.

"El relacionarse es bello porque es un espejo. Pero hay personas estúpidas: Ven sus rostros en el espejo, ven lo feo que es y rompen el espejo. La lógica es aparente: este espejo los está haciendo feos, entonces rompen el espejo y luego son bellos.

El relacionarse es un espejo. Cada vez  que te relacionas con una persona, una esposa, un esposo, un amigo, un amante, un enemigo, un espejo está ahí. La esposa refleja al esposo. Puedes verte a ti mismo allí. Y si ves a un esposo feo, no trates de dejar a tu esposa, la fealdad está en ti. Abandona esa fealdad. El espejo es hermoso, agradece a este espejo.

Pero la gente cobarde y estúpida siempre se escapa y renuncia; la gente valiente y sabia siempre vive en una relación y la utiliza como un espejo. Vivir con alguien es un reflejo constante a tu alrededor. Cada momento el otro te revela, te expone. Entre más cercana es la relación, más claro es el espejo; entre más distante es la relación, menos claro es el espejo".


Osho, My Way: The Way of the White Clouds