14 ago. 2016

Por la noche cuando te vayas a dormir di adiós al día que ya no es, acaba con él, cierra ese capítulo. Ciérralo de verdad, no lo vuelvas a abrir. ¡Se acabó!

"La verdad es siempre nueva, siempre fresca, siempre joven. Es tan fresca como las gotas de rocío al amanecer sobre las hojas de hierba, tan fresca como los pétalos de loto que se abren en el estanque, tan fresca como los ojos de un niño.

La verdad nunca es vieja, porque la verdad nunca es parte del tiempo. La verdad es eterna, de ahí que sea siempre ahora. La verdad sólo conoce un tiempo que es el ahora, y sólo un espacio que es el aquí. No conoce el pasado ni el futuro. Nunca acumules el pasado. Muere al pasado cada día. Cada día límpiate a ti mismo del pasado, libérate de él, no lo acumules.

Escápate de lo viejo cada día. Por la noche cuando te vayas a dormir di adiós al día que ya no es, acaba con él, cierra ese capítulo. Ciérralo de verdad, no lo vuelvas a abrir. ¡Se acabó!  Y al día siguiente por la mañana comienza completamente como nuevo, como si acabaras de nacer. De repente,  verás que tu vida comienza a tener nuevas cualidades que nunca habías sospechado que tenías en ti. Tu potencial comenzará a volverse real, y cada día te traerá nuevas sorpresas, y se convertirá en un gran misterio.

Es lo viejo lo que no te permite experimentar el misterio. Permanece fresco, nuevo, y dentro de poco, de repente, te tropezarás con Dios, porque Dios es siempre nuevo. Cuando tú eres nuevo, el encuentro es posible, porque estáis los dos en el mismo espacio".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora
http://osho-maestro.blogspot.com/