1 may. 2008

Sólo en el momento de la muerte las personas se dan cuenta de lo que han pasado por alto

"Es casi como el pez que no sabe nada del océano, pues nace en el océano, ha vivido en el océano y un día morirá en el océano. Era parte del océano, sólo una ola. No sabe nada del océano. El pez llega a conocer el océano sólo cuando un pescador lo saca del agua y lo tira sobre la arena caliente de la playa. En ese momento sabe que ha dejado su verdadero hogar, del que nunca estuvo consciente. Ahora tiene sed y trata por todos los medios de saltar al agua y regresar al océano. Fuera del océano se da cuenta de lo que ha perdido.

Sólo en el momento de la muerte las personas se dan cuenta de lo que han pasado por alto, pues la muerte, como un pescador, te saca del océano de la vida. Cuando te sacan de la vida de repente te das cuenta: "Dios mío, he estado vivo y no había tomado consciencia de estarlo. Hubiera podido bailar, hubiera podido amar, hubiera podido cantar, pero ahora es demasiado tarde". Sólo en el momento de morir las personas se dan cuenta de que han estado rodeadas continuamente de la energía eterna de la vida pero nunca participaron en ella.

Tu vida diaria es tu templo y tu religión. Actúa con conocimiento, en consciencia, y muchas cosas comenzarán a cambiar naturalmente".

Osho, Háblanos del amor. Reflexiones sobre El Profeta de Kahlil Gibran