9 nov. 2008

Para la consciencia de un Buda, para uno que ha Despertado, solamente existe el presente

"El hombre parece vivir en el presente, pero es sólo una apariencia. El hombre vive en el pasado; pasa por el presente, pero permanece asentado en el pasado. El presente no es el autén­tico tiempo de la consciencia corriente. Para la consciencia co­rriente el pasado es el verdadero tiempo; el presente es sólo un camino desde el pasado hacia el futuro; sólo un breve camino. El pasado es real y también lo es el futuro, pero el presente no es real para la consciencia corriente. El futuro no es más que el pasado extendido. El futuro no es más que el pasado proyectado una y otra vez.

El presente parece que no existe. Si piensas en el presente, no lo encontrarás porque cuando lo encuentres habrá ya pasado. Jus­to un instante antes de haberlo encontrado, estaba en el futuro. Para la consciencia de un Buda, para uno que ha Despertado, solamente existe el presente. Para la consciencia común, desaten­ta, dormida como un sonámbulo, pasado y futuro son reales; el presente es irreal. Solamente cuando uno Despierta se vuelve real el presente; el pasado y el futuro se vuelven irreales.

¿Por qué es así?. ¿Por qué vives en el pasado?. Porque la mente no es más que una acumulación de pasado. La mente es memoria: todo lo que has hecho, todo lo que has soñado, todo lo que has querido hacer y no pudiste hacer, todo lo que has imaginado en el pasado, eso es tu mente. Y la mente es una entidad sin vida. Si miras a través de la mente nunca descubrirás el presente porque el presente es vida y nunca te podrás acercar a la vida a través de un medio sin vida. No puedes acercarte a la vida utilizando un vehí­culo muerto. La vida no puede ser alcanzada mediante la muerte.

La mente está muerta. La mente es como el polvo acumulado sobre un espejo. Cuanto más polvo se acumula, más pierde el espejo su capacidad de reflejar. Y si la capa de polvo es espesa --como ocurre contigo-- entonces el espejo pierde por completo su capacidad para reflejar.

Todo el mundo acumula polvo. No sólo eres tú el que lo acu­mula, el que se aferra a él, el que lo considera un tesoro. El pasa­do ha desaparecido, ¿por qué te aferras a él?. Con él ya no puedes hacer nada. No puedes retroceder, no puedes deshacerlo. ¿Por qué te aferras a él?. No es un tesoro. Y si te apegas al pasado y piensas que es un tesoro, tu mente tratará de re-vivirlo una y otra vez en el futuro. Tu futuro no podrá ser más que tu pasado modi­ficado; algo más refinado, un poco más envejecido. Pero será el mismo porque la mente no puede pensar en lo que no conoce; la mente solamente proyecta lo que conoce, aquello que ha conocido".

Osho, Yoga: la ciencia del alma, Vol. IV
http://osho-maestro.blogspot.com/