24 oct. 2009

Si fuera posible un mundo sin ira, yo no lo elegiría, porque la compasión sin ira no tendría vida

"Y si me lo preguntas, en caso de que existiera la posibilidad de un mundo sin odio, yo no lo elegiría; sería un mundo completamente muerto y aburrido. Puede que fuera dulce, pero sería empalagoso; anhelarías la sal. Si fuera posible un mundo sin ira, yo no lo elegiría, porque la compasión sin ira no tendría vida. El opuesto es lo que aporta la tensión, el opuesto es lo que proporciona el carácter. Cuando el hierro pasa por el fuego se convierte en acero; sin fuego no puede convertirse en acero. Y cuanto más elevada sea la temperatura, mayor será el temple, la fuerza del acero. Si tu compasión puede pasar por el fuego de la ira, cuanto más elevada sea la temperatura de la ira, mayor será el temple y la fuerza de la compasión.

Buda es compasivo. Es un guerrero... Debió de llevar una vida llena de ira; y, de repente, llegó la compasión...

Así que recuerda: si los extremos están luchando dentro de tu corazón, no elijas. Permite que ambos estén ahí. Sé una gran casa, ten suficiente espacio para ambos. No digas: "Sólo sentiré compasión, no ira; sólo sentiré amor, no odio". Te empobrecerás.

Ten un gran corazón, deja que ambas cosas estén ahí...

No crees una lucha interior, permite que existan las dos. Ambas serán necesarias. Ambas te darán alas; sólo entonces podrás volar".

Osho, Aprender a amar. Enamorarse conscientemente y relacionarse sin miedos
http://osho-maestro.blogspot.com/