28 oct. 2009

Un hombre entero

"La gente ha llegado a tener tanto interés por las cosas mundanas: los bienes, la utilidad de las cosas, que ya nada los sorprende, nada los impacta y los trae a la conciencia. Siguen como sonámbulos.

El rosal florece: ellos no lo ven, están ciegos. Los pájaros cantan a la mañana, ellos no los oyen, están sordos. Han perdido toda sensibilidad. Se han vuelto tan muertos y aletargados que nada los inspira a bailar, nada hace surgir una canción en sus labios, nada hace bailar sus pies. Y los culpables son los conocimientos.

En un mundo más comprensivo, aún se te darían conocimientos pero también se te enseñaría a proteger tu capacidad de asombro. Tu poesía no moriría aplastada bajo el peso de los conocimientos. En una universidad real, sólo la mitad del tiempo estaría dedicada a objetivos utilitarios y la otra mitad estaría dedicada a objetivos no utilitarios: poesía, música, pintura, danza, meditación, oración, o simplemente relajarse bajo un árbol, simplemente sentado en silencio bajo un árbol, sin hacer nada. En las escuelas, los colegios y las universidades, la mitad del tiempo debería estar dedicada a actividades no utilitarias, hechas sin ningún propósito, sólo por la pura alegría de hacerlas. Sólo así tendremos en el mundo un hombre entero...

El mundo está lleno de actividades utilitarias y la gente ha perdido todas sus cualidades de meditación, de oración, de juego, de asombro, de sentir reverencia, de mirar las estrellas, de mirar las flores, de tocar la guitarra o cantar una canción por ninguna otra razón que por la pura alegría de hacerlo...

Quiero crear un hombre totalmente nuevo en el mundo, que no sea pobre ni de este modo ni de aquél, que sea realmente rico, que tenga todas las riquezas del mundo, de las relaciones, de todos los desafíos de la existencia y que tenga también la capacidad de ser silencioso, que tenga también el espacio del juego y del estado meditativo".

Osho, Unión Mística: el camino sufí, Segunda parte
http://osho-maestro.blogspot.com/