26 mar. 2010

La mente debería ser el sirviente y el trono debería volver a la conciencia

"La mente te aleja de la realidad constantemente. Aparte de la mente no hay ningún otro problema, ni pecados ni malas acciones de vidas pasadas. Dios no te ha grabado tu destino en la frente, en las líneas de la mano o en las estrellas. Si eres capaz de entenderlo, tu problema es muy sencillo: es tu mente la que te aleja constantemente de la existencia.

Cuando te digo que seas espontáneo, siempre estoy queriendo decirte lo mismo: ¡No seas una mente! La mente nunca puede ser espontánea. La mente es un mecanismo que pospone. ¡No te permitirá vivir!

He oído hablar de un hombre que sólo se dio cuenta de que estaba vivo al morirse. Entonces, de repente, reparó en ello: "Dios mío, llevo vivo setenta años y, sin embargo, nunca he vivido". ¿Qué puedes hacer en la tumba? Ni siquiera puedes girarte hacia los lados, en la tumba no hay mucho sitio. Te quedas tumbado de espaldas para toda la eternidad.

Yo te sugiero dejar los planes para cuando estés en la tumba. Allí tendrás mucho tiempo y podrás planear todos los sueños que quieras. Ahora mismo mientras está vivo, vive. Cuando estés muerto no pasa nada, puedes dejar que la mente haga planes. De hecho será una buena compañera en la tumba, estando tan solo, la cháchara mental te mantendrá entretenido.

Pero mientras estés vivo hay que impedir que la mente actúe por su cuenta, hay que detenerla mientras no la quieras usar. Hay que limitarla a ser un sirviente. Y se ha convertido en el amo. La espontaneidad la llevará a su realidad. Sólo es un mecanismo. No ha sido creada para ser tu maestro. Tu conciencia es tu maestro...

Tu conciencia ha sido relegada a la oscuridad, tu luz se ha vuelto oscuridad, tus tesoros han sido ocultados, tu ser ha sido desconectado. La mente necesita hacer todo esto para mantenerse en el poder.

El meditador intenta poner las cosas en su lugar. La mente debería ser el sirviente y el trono debería volver a la conciencia. Inmediatamente, tu vida sería espontánea. Esa es la única vida que existe".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com/