20 sept. 2010

Mi objetivo aquí consiste en cambiar ese estado obsesionado en ser espectador por un estado de participante que fluye

"... la próxima vez que escuches música, participa en ella, empieza a bailar. Al principio te parecerá muy raro, porque en Occidente la gente se ha vuelto completamente pasiva. Escuchas música, lees un libro, ves una película; nunca eres un participante, sólo un observador, un espectador. La humanidad se ha visto limitada a ser meros espectadores...

Si escuchas música, baila ... porque a menos que la música se convierta en ti en una danza, tu cabeza seguirá funcionando. Una vez que la música se ha convertido en una danza, la razón se deja a un lado. La razón sólo puede ser un espectador, nunca puede ser un participante. Siempre está a salvo, observando desde donde no haya peligro...

Tú eres más que tu mente, mucho más, así que no te quedes encerrada en tu mente, no te quedes aprisionada en tu mente. Ríe, llora, danza, grita, canta, corre, trota, salta, haz lo que sea, pero no pienses en ello.

Busca cada día algo que puedas hacer durante unas horas sin pensar en ello. Cava un agujero en la tierra, eso servirá. Suda bajo el sol, y cava, sé una cavadora. En realidad, no una cavadora, sino el cavar. Olvídate completamente a ti misma en la acción. Conviértete en una participante y, de repente, verás que surge una nueva energía.

Has reclamado todo tu ser, ahora la cabeza ya no es lo único. De repente, tus partes muertas comienzan a cobrar vida, y las sentirás, tendrás realmente manos, piernas, todo el cuerpo cobrará vida, como si hubiera desaparecido una parálisis. La mente es una parálisis, y al quedarse en la mente uno vive la vida falsa de las palabras, de los conceptos.

Mi objetivo aquí consiste en cambiar ese estado obsesionado en ser espectador por un estado de participante que fluye".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes