25 sept. 2010

Uno tiende a olvidarse de sí mismo

"En la India se cuenta una historia muy antigua. Diez ciegos se ponen a cruzar un río en el que hay mucha corriente, de modo que se agarran de la mano. Cuando llegan al otro lado, uno comenta:

- Deberíamos contarnos. La corriente era muy fuerte y nosotros somos ciegos, es posible que alguno se haya ido con la corriente.

De modo que se cuentan. Y, curiosamente, cuando llegan al noveno no queda nadie más. Todos lo intentan, pero siempre salen nueve. Un hombre que está sentado en la orilla del río se echa a reír, ¡es muy divertido!. Mientras los diez ciegos lloran a lágrima viva la pérdida de uno de sus amigos, el hombre llega y les pregunta:

- ¿Qué ocurre?

Le relatan la situación y él les contesta:

- Poneos en fila. Cuando toque al primero dirá "uno", cuando toque al segundo dirá "dos" , cuando toque al tercero dirá "tres".

Y por extraño que parezca, aparece el décimo que se había perdido. Le dan las gracias, se postran a sus pies y le dicen:

- Eres como un dios para nosotros. Creíamos que habíamos perdido a uno de nuestros amigos. Pero nosotros también nos hemos contado, todos lo hemos intentado pero faltaba el décimo. Dinos, por favor, ¿cómo ha aparecido de repente?

El hombre dice:

- Es un antiguo misterio que no podéis comprender. Seguid vuestro camino.

¿Cuál es ese antiguo misterio? Uno tiende a olvidarse de sí mismo. De hecho, pasamos toda la vida sin acordarnos de nosotros mismos. Vemos a todos los demás, conocemos a los demás, pero nos olvidamos de nosotros mismos.

La meditación es el único método en el que empiezas a contar por ti: "uno".

Y puesto que no forma parte de una religión, no importa, podría estar en todas partes: en los colegios, los institutos, las universidades. Todo el que regresa a casa de la universidad debería ser profundo y meditativo, volver rodeado de un aura de meditación. De lo contrario, sólo traerá basura, tonterías. Puede saber geografía, puede saber dónde está Tombuctú o Constantinopla, ¡pero no sabe dónde está él!

Lo primero en la vida es saber quién eres, dónde estás. Luego todo ocupa su lugar, empieza a ir en la dirección correcta".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad