4 sept. 2010

Sólo el hombre sigue siendo superficial; no vive, y sigue pensando que algún día lo hará... pero ese día no llega nunca

"Las flores no deciden, no tienen un comité, no tienen archivos, no toman decisiones, no hacen planes para el mañana. Cuando llega la primavera, florecen; cuando llega el otoño, a los árboles se les caen las hojas y se quedan desnudos. No hay tristeza en ninguna parte, los árboles no están llorando porque se les haya caído todo el follaje. No, también disfrutan de ello. Un árbol tiene su propia belleza cuando está desnudo bajo el cielo y sin hojas. Cuando brotan las hojas tiene también una belleza, pero esta belleza tiene una dimensión diferente.

La existencia ostenta todos los colores y nadie, excepto el hombre, hace planes. Nadie vive en el caos en el que vive el hombre porque, en realidad, con los planes estás intentando posponer la vida.

No hay ninguna necesidad de saber en qué dirección sopla el viento. Muévete con él. No te llevará por el mal camino porque toda la existencia es nuestra; dondequiera que acabemos, esa es nuestra casa. El viento no puede sacarte de la existencia, pero tu mente sí. Sólo tu mente es capaz de meterte en sueños irreales, ilusorios, que no existen, y te quedas tan atrapado en ellos que te olvidas de que la existencia nunca te lleva por mal camino, ¡es imposible!.

Sólo las personas espontáneas están sintonizadas con la existencia. Y sólo la persona espontánea está siempre dichosa, pase lo que pase, porque siempre está sintonizada con eso. No tiene deseos propios, no proyecta, no propone. Se ha aceptado a sí misma como parte del cosmos. Y a dondequiera que vaya la totalidad, esa persona va también con alegría porque, evidentemente, el todo es más sabio que la parte. Formamos una parte tan insignificante que toda nuestra planificación nos hace parecer estúpidos.

En todo este universo no hay planificación alguna. Todo se mueve sin ningún plan, profundizando cada vez más. Sólo el hombre sigue siendo superficial; no vive, y sigue pensando que algún día lo hará... pero ese día no llega nunca".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com