16 feb. 2014

Si vas a un infierno por tu propia voluntad, te sentirás como en el cielo, porque eres libre para escoger tu cielo. No es cuestión de dónde estás, es cuestión de si lo has escogido.

         "Si realmente te preocupa su felicidad, olvida tus propias ideas sobre la felicidad, eso está muy claro. Todos los padres cometen esa estupidez con los niños, y ellos nunca los perdonan. Casi nunca me he encontrado con gente que haya perdonado a sus padres, pocas veces, muy pocas veces.  Después se convierte en una lucha tan complicada que es imposible respetar, hasta es imposible perdonar. Eso no quiere decir que los padres no se preocuparan, se preocupaban en exceso. Estaban intentando obligarlos a ser felices, pero de acuerdo con su propia idea.
          Si te ponen en lo que otra persona considera el cielo, para ti será un infierno. Y si vas a un infierno por tu propia voluntad, te sentirás como en el cielo, porque eres libre para escoger tu cielo. No es cuestión de dónde estás, es cuestión de si lo has escogido...
          Si las madres fueran capaces de ser más comprensivas, el mundo sería diferente. No lo son y nadie se lo puede decir, porque son muy cariñosas, ese es el problema.  Tras el amor se ocultan muchas cosas que no son amor. El amor se convierte en un refugio para muchas cosas que no tienen nada que ver con el amor.
          Así que si quieres irte, vete. Pero recuerda que te vas porque allí te sentirás feliz. No digas que te vas para hacer a los niños felices allí.
          No hay nadie que pueda hacer a otro feliz,  nadie. Como mucho, podrás hacer a la gente infeliz. Si tienes éxito, los harás infelices, y cuando ellos sean infelices tú serás infeliz...
          Sólo hacen falta unos cuantos padres para cambiar el mundo. Pero es difícil, tú sigues el patrón que tus padres te obligaron a seguir a ti.  Ese es el problema que somos incapaces de ver:  tú no soportas a tu madre, pero estás haciendo lo mismo que hizo ella. Tu madre debió ser muy cariñosa y debió hacer todo lo que podía. Debió pensar que estaba creando una vida feliz para ti, todavía sigue pensando que está intentando crear una vida feliz para ti.
          Tú piensas que ella está creando una vida infeliz para ti, pero esa es tu opinión, no la suya.  Sin embargo, no hagas lo mismo, o tus hijos no lo soportarán. Es duro, lo entiendo... pero sé un poco más consciente.  Si te apetece irte, que sea por tu propia felicidad; si te quedas aquí, que sea por tu propia felicidad. De lo contrario no serás capaz de perdonarlos, y te pasarás toda la vida diciendo que tú querías estar en la India, pero que estás ahí por ellos. Eso se vuelve doloroso.
          Recuerda siempre, no intentes no ser egoísta ni tampoco intentes nunca demostrar que no eres egoísta.  Esa es una enfermedad tan peligrosa como el cáncer. La falta de egoísmo mata a la gente, es un veneno. Permanece fiel a tu propia felicidad, y de ese modo ayudarás a todo el mundo".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes