8 mar. 2015

En eso consiste la meditación; una estrategia para detener el parloteo constante de la mente.

          "La única preparación que se requiere para experimentar la divinidad es dejar la mente a un lado. En eso consiste la meditación; una estrategia para detener el parloteo constante de la mente, esa mente loca que no hace más que funcionar sin necesidad. Está ocupada sin ocupación.
          No estoy diciendo que haya que destruir la mente, sólo hay que dejarla a un lado para usarla cuando la necesites. Es como un coche aparcado en el garaje. Cuando quieras usarlo lo puedes sacar del garaje, entonces tú eres el amo.
          Sin embargo, normalmente la situación es la contraria: el coche no hace más que insistir en no ir al garaje. Dice: "No me voy a parar. Tienes que conducirme".  Y no hace más que circular durante 24 horas al día. La mente sigue funcionando incluso cuando estás dormido. Normalmente, una vez que empieza en la infancia, no para hasta antes de la muerte, a menos que alguien comience a dirigirse a la meditación.
          La mente se detiene en aquellas pocas personas que entran en la meditación, y de repente son conscientes de que el sol se estaba ocultando detrás de las nubes de la mente. Esa conciencia es la luz suprema, el sol supremo, es conocimiento divino".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/