8 mar. 2015

La vida es el único Dios. Hay que vivir en ella y hay que vivir intensamente, apasionadamente, no con desgana, no de forma templada.

          "La vida es el único Dios. Hay que vivir en ella y hay que vivir intensamente, apasionadamente, no con desgana, no de forma templada. Hay que quemar la antorcha de la vida por ambos extremos a la vez; entonces, incluso un solo momento será más valioso que toda la eternidad.
          Vive cada momento, pero vive sin contener nada. Permanece aquí y ahora como si este fuera el último momento.
          Así es como hay que vivir: cada momento tiene que ser el último momento, de modo que ¿por qué vivir la vida de forma desganada? A lo mejor no puedes vivir  otro momento, de modo que pon en este todo lo que tengas, arriesga todo lo que tengas en este momento porque quién sabe lo que ocurrirá al momento siguiente.
          ¡Esa es la manera de vivir! Cuando no te preocupas por el resultado, te conviertes en un loto. Tienes que tener presente continuamente el loto para que puedas ir profundizando cada vez más en el aquí y el ahora, pero sin ataduras, libre, intacto. Sin futuro, para que puedas vivir totalmente, y sin pasado, para que puedas permanecer intacto.
          Una vez que ocurra eso, la vida será dicha; dicha ilimitada, dicha infinita, dicha eterna".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/