31 ene. 2008

Necesitamos personas inteligentes, no personas buenas

"Yo estaba viajando con un monje hindú. Él era un hombre bueno en todo sentido: no violento, una persona muy silenciosa, y entre los hindúes, nadie podía haberse dado cuenta de su estupidez.

Cuando llegó una limosina a la estación para recibirnos, él no se sentó. Le pregunté: "¿Cuál es el problema?".

El conductor dijo: "Primero hay que poner su colchoneta de bambú en el asiento. Él se va a sentar sobre la colchoneta de bambú, porque es un asceta. No puede sentarse en un auto tan lujoso, en un asiento tan lujoso".

Inmediatamente trajeron su colchoneta de bambú, la pusieron ahí y él se sentó. Yo estaba mirando todo el show. Ahora, él piensa que está sentado en su colchoneta de bambú y no se da cuenta acerca del auto lujoso. Bajo su delgada colchoneta de bambú hay un hermoso tapizado de
cuero. Eso no es su problema, él ha creado una barrera. Yo dije: "Esto es simple estupidez. Eres un hombre tan bueno, pero ¿no puedes ser también inteligente?".

Y luego comenzaron los problemas. Él bebía solamente leche, no comía ninguna otra cosa...

Cuando supe todo esto, simplemente me dio risa. Él bebía sólo leche de vaca. Los hindúes son grandes adoradores de la vaca. Ellos adoran tanto a la vaca que hasta la bosta de la vaca se torna "santa bosta de vaca". Ellos se la comen, ellos se beben la orina de la vaca... es santa...

Y este hombre tenía también otras condiciones. La vaca debía ser completamente blanca, porque el negro representa al diablo, a la muerte, a la oscuridad y a todo lo que es malo. Entonces había que encontrar una vaca blanca para él. Tenía que ser completamente blanca, ni siquiera unas pintitas de otro color.

Le dije: "¿No puedes ver el simple hecho de que hasta la vaca negra da leche blanca?. Tienes que pensar en la leche. La leche no se vuelve negra".

Él dijo: "No molestes mi vida religiosa". Él era adorado por estas ideas idiotas. Cada mañana tomaba lo que los hindúes llaman panchamrit, cinco néctares, las cinco cosas que vienen del cuerpo de la vaca: la bosta de la vaca, la orina, la leche, el yogur y la manteca. Pero estas cinco cosas tienen que ser mezcladas y esto se vuelve "los cinco néctares". Y es así como un verdadero santo hindú toma su desayuno.

Mira a las personas buenas, y rara vez las encontrarás inteligentes. Su estupidez no tiene límite. Mirando tantas personas buenas, he llegado a la conclusión de que excepto que nos libremos de las personas buenas no nos podremos librar de la estupidez, no nos podemos librar de todo tipo de ideas idiotas... necesitamos personas inteligentes, no personas buenas."

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://osho-maestro.blogspot.com