31 ene. 2008

No hay realmente ninguna otra meta excepto el viaje

"Si en el momento de la muerte, la muerte te pregunta: "¿Te gustaría vivir una vez más tu vida, la vida que has vivido?". ¿Cuál piensas que sería tu respuesta?. Yo no creo que ningún hombre inteligente estaría listo para vivir la misma tragedia otra vez. Exactamente la misma mujer, el mismo marido, exactamente el mismo drama, los mismos diálogos.

Pero un hombre que ha vivido la vida no como una miseria sino como una exploración de nuevas experiencias, siempre moviéndose, siempre yendo hacia arriba, siempre buscando algo mejor, siempre creándose a sí mismo, siempre destruyendo lo que en él es basura y sacando lo mejor.... tal vez ese hombre diga: "Bueno, una vez más entonces, no hay nada malo en esto".

Pero sólo un hombre que ha vivido realmente de manera intensa y total, que no ha sido tibio, que ha quemado la antorcha de su vida por ambos extremos, estará listo para atravesar la vida nuevamente. Porque sabe que puede cambiar todo lo que ha sido, puede encontrar nuevos espacios, puede encontrar nuevas montañas para subir, puede encontrar nuevas estrellas a las cuales llegar, puede confiar en sí mismo. Sabe de su valentía, y sabe que vivir peligrosamente es el único modo de vivir....

Si deseas cambiar, entonces no lo pospongas para mañana. Desde este mismo momento comienza a explorar y recuerda no ser repetitivo. Busca siempre algo nuevo, busca algo fresco, porque no hay realmente ninguna otra meta excepto el viaje, entonces has de él lo máximo. Hazlo tan hermoso como sea posible, tan encantado, tan creativo como tengas la capacidad de hacerlo. Y tienes infinita capacidad, simplemente está adormecida.

Zarathustra desea provocarte a ser un buscador de lo imposible, un escalador de montañas, un viajero de los caminos por los que nunca ha viajado nadie y tal vez nadie viajará. Sólo esta novedad, esta juventud puede ser llamada verdaderamente vivir. De otro modo estás simplemente vegetando....

Para ser un hombre se necesita tener valentía, porque ser un hombre significa una continua superación, una trascendencia cada día. Allí donde te deje la puesta del sol, no debería encontrarte la salida del sol y donde te deje la salida del sol no debería encontrarte la puesta del sol.

Sé un viajero del alma, un viajero de las profundidades mayores de la conciencia".

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://osho-maestro.blogspot.com/