12 ene. 2008

Todo el mundo ha sido educado para ser un mártir para otro. Eso es una estupidez, simple y llanamente

"Todo el mundo ha sido educado para ser un mártir para otro. Eso es una estupidez, simple y llanamente. Pero es en nombre del progreso.

¡Olvídate del progreso! Los pájaros nunca se han preocupado por él. ¿Qué hay de malo en ellos? ¿Qué se han perdido? Tampoco los árboles se han preocupado nunca. Tampoco los Himalayas se han preocupado nunca. ¿Qué se han perdido? Han estado gozando desde hace mil años; siempre han estado gozando. Están gozando ahora y gozarán en el futuro. Sólo el hombre padece la enfermedad llamada "progreso". Es un cáncer.

Y tú sigues sacrificándote diciendo: "Hoy no puedo disfrutar. Hoy tengo que trabajar duro para tener dinero mañana. Entonces disfrutaré" . ¡Pero el mañana nunca llega! ¿Cómo vas a disfrutar entonces? Tienes hijos y tienes que trabajar duro para que esos hijos puedan disfrutar mañana. Y ellos tendrán sus propios hijos y esos hijos tendrán sus propios hijos... ¿Cuándo llegará el momento en que puedas disfrutar?. Tu madre se sacrificó por ti. Fue una mártir. Nunca tuvo un solo momento de deleite porque estaba trabajando para ti, se estaba sacrificando por ti. ¿Disfrutas ahora gracias al sacrificio de tu madre? No. No estás disfrutando porque ella te enseñó el truco de sacrificarte por alguien más: por el país, por la religión, por la humanidad... pero siempre sacrificarte...

Con el hombre siempre ha subsistido un secreto que ha estado matándolo, envenenándolo. ¡No! ¡Deja ya de hablar de "sacrificarte"! ¡Basta de hablar de "progreso"! ¡Vive tu vida! Si algo sucede como producto de ella, estupendo. Si nada sucede, tú no eres el responsable. No está dirigiendo el mundo.

Y todo lo que llamas "progreso" --grandes casas, tecnología, grandes automóviles...-- ¿ha añadido algo a la felicidad del hombre? En realidad ha sido al contrario; han acabado con esa posibilidad. Puedes vivir en un palacio, pero un palacio no es la felicidad. Puedes tener un Rolls Royce, pero tener un Rolls Royce no es ser feliz. Puedes ser tan miserable como en cualquier otra parte.

La pregunta es cómo hacer al hombre más feliz... Y si este progreso sigue envenenándote, el hombre nunca podrá estar contento. Es un truco, es una conspiración, para empujarte al suicidio... por los demás. Y entonces eso obligará a unos a suicidarse por otros. El mundo entero se ha convertido en el infierno. ¡Olvídate de esta locura del progreso! Todo está bien como está hoy y tú sólo estás aquí ahora. ¡Vívelo!

Y si como producto de tu vivir algo sucede, resultará hermoso. ¡Y te digo que surgirá de tu vivir! Pero no lo llamo "progreso", porque la palabra misma es fea. Apunta al futuro. Yo lo llamo más bien "crecimiento", no progreso.

Vive este momento. De esta vida surgirá otro momento que, desde luego, será mejor y más rico que el primero...

Con el progreso se desarrolla lo no-esencial mientras que lo esencial muere. En el crecimiento, lo no-esencial es no-esencial. Si aparece, de acuerdo. Si no aparece, mejor incluso. Pero lo esencial crece. ¿Y qué es lo esencial? Lo esencial es la beatitud, tu felicidad interna, la experiencia orgásmica, la experiencia cumbre.

No tendrás grandes palacios, pero vivirás experiencias cumbre. Eso es perfecto. Puede que vivas en una choza...¡y será suficiente! Puede que no tengas ropas muy caras, pero no las necesitarás. Tu ser es rico. Al crecer se abre una dimensión diferente, totalmente diferente...

El crecimiento se basa en el presente. El progreso está orientado hacia el futuro. El crecimiento surge a partir del vivir y el progreso surge a partir del sacrificio. El crecimiento es vida; el progreso, un suicidio".

Osho, Tao Los tres tesoros, volumen III
http://osho-maestro.blogspot.com/